Inicio
BENEFICIOS PARA SU CABALLO

Sueño REM

Las diferentes pautas de conducta de los caballos se repiten con una cierta frecuencia. Su organismo dispone de estructuras que reguladas por factores ambientales mantienen la periodicidad del comportamiento. Entre estos factores, la luz desempeña un papel fundamental en dicha regulación. Los caballos pasan la mayor parte del día de pie y sólo se estiran durante una determinada fase del sueño. El sueño para los caballos es una necesidad fisiológica y su privación debe evitarse.

El reloj natural de los caballos

Las actividades llevadas a cabo por los caballos se repiten con una cierta periodicidad. Sin embargo, los animales no disponen de relojes para medir el tiempo como nosotros. En lugar de ello su organismo dispone de un reloj natural interno, capaz de ajustar el funcionamiento del cuerpo a los diferentes momentos del día y a las diferentes estaciones del año.

Este reloj interno de los caballos permite regular, por ejemplo, los ciclos de sueño y vigilia, o la llegada del celo en una determinada época del año. El principal elemento que utiliza el organismo del caballo para mantener su reloj "en hora" es la luz y su variación entre el día y la noche. Además de para regular los períodos de descanso, el ciclo de luz sirve para ajustar otras muchas funciones. Los sementales, por ejemplo, secretan una mayor cantidad de testosterona, la hormona masculina, durante el día que durante la noche.

Además de los ciclos de luz y oscuridad existen otros factores ambientales, como la temperatura o la presión atmosférica, que influyen sobre los ritmos biológicos del caballo.

El control de los ritmos lo llevan a cabo dos estructuras del sistema nervioso central: el hipotálamo y la glándula pineal, esta última productora de la hormona llamada melatonina. Durante la noche la glándula pineal secreta melatonina, que se encarga de regular muchas funciones fisiológicas, como la conducta sexual.

Cuando una conducta o una cierta actividad fisiológica se repite cada año decimos que sigue un ritmo anual y cuando lo hace cada día decimos que sigue un patrón circadiano.

Como duermen y descansan los caballos.

En general, los carnívoros pasan más tiempo dormidos que los herbívoros. Una de las razones para ello es que un depredador, sobre todo si es de gran tamaño, no debe preocuparse demasiado por si va a ser atacado. Por el contrario, para los herbívoros la vigilancia y la alerta son estrategias fundamentales de supervivencia.

El caballo pasa la mayor parte del día de pie, hasta un 90% de su tiempo. Este comportamiento les permite estar preparados para, si las circunstancias lo exigen, huir con rapidez, algo que no podrían hacer si estuvieran tumbados.

Para descansar mientras está erguido el caballo ha desarrollado un sistema anatómico denominado aparato recíproco de sostén. En la fotografía podemos ver como funciona este sistema. Mientras el caballo mantiene relajada la extremidad izquierda, la derecha soporta todo el peso de los cuartos posteriores.

Si una persona intenta hacer lo mismo, al poco tiempo siente un fuerte agotamiento en la extremidad que se mantiene en tensión. En el caso del caballo, el aparato recíproco de sostén permite mantener extendida la extremidad sin apenas hacer esfuerzo muscular. Ello se debe a una combinación de tendones y ligamentos que permiten mantener la extremidad erguida sin la intervención de los músculos. Cada cierto tiempo el caballo alterna la extremidad extendida y la que se encuentra en flexión.

Muchas veces nos preguntamos si los animales, en este caso el caballo, son capaces de soñar como nosotros. La imposibilidad de establecer una comunicación verbal con los animales hace que esta pregunta no se pueda responder nunca.

Sin embargo, los estudios electrofisiológicos sobre la actividad del cerebro demuestran que los caballos presentan una de las fases del sueño idéntica a la que en el hombre se corresponde con la experiencia onírica. Esta fase se denomina sueño REM (del inglés Rapid Eye Movements, movimientos oculares rápidos) o sueño paradójico. Por lo tanto, puede afirmarse que los caballos con mucha probabilidad sueñan, aunque el contenido de sus sueños será siempre un enigma.

La fase REM es el único momento en el que el caballo debe encontrarse estirado en el suelo. La fase REM del sueño es necesaria para la vida y su privación causa importantes alteraciones en el animal, que puede llegar a morir. El caballo no puede entrar en sueño REM si no posee una cama suficientemente cómoda para echarse y eso lo logramos con las camas Emepac.

Emepac, C.A.

Todos los derechos reservados

Hosting by JOTAShost.com