Inicio
RECOMENDACIONES DE USO

Emepac C.A.

El rendimiento exitoso en el manejo de una caballeriza; comienza por el cuido del animal estabulado, ya que éste que pasa a depender en su totalidad del cuidador; y en tal sentido la cama juega un rol importantísimo; ya que de su buena o mala calidad dependerá el descanso del caballo y su consecuente buen desempeño; por lo tanto es necesario precisar ciertas consideraciones:

- El mínimo espesor para posibilitar el buen descanso del animal tanto de pie como echado. La mínima medida aceptable se sitúa entre 10 y 15 cm. de espesor.

- La permanencia de la cama limpia y seca el mayor tiempo posible, para que pueda ser confortable. Lo que se busca es la posibilidad de mantener una cama limpia y seca durante mas tiempo que permita un descanso reparador para el caballo después de su jornada de trabajo y que mantenga por mucho mas tiempo sus propiedades originales, que minimice la suciedad que el caballo genere al estercolar y orinar en la cuadra diariamente y la reacción de los diferentes materiales a esta descarga. El volumen de desechos generados por el animal variará en función de sus hábitos, la cantidad que coma o beba al día, su actividad, y el tiempo que permanezca en la cuadra.

Emepac, que le ayudará a conseguir y mantener con un mínimo esfuerzo, la cama ideal para su caballo.

Otras Recomendaciones:

Aprenda a preparar la cama

A pesar de que no todos los propietarios y cuidadores le dan la importancia que tiene, la cama es esencial para el correcto desarrollo físico y psicológico del caballo, teniendo en cuenta que se trata de su lugar de descanso y que, en consecuencia, deberá estar siempre perfectamente preparada y al gusto del animal.
Por ello hemos querido dedicar un artículo especial a un tema que en principio puede parecer tan sencillo como el de hacer la cama para el caballo.

La cama, necesaria para el descanso

Antes de instalar a su caballo en el establo es preciso que coloque algún material sobre el suelo, que le proporcione una cama sobre la cual se pueda echar y descansar.
A pesar de que muchos caballos pasan largas horas de pie, incluso cuando se encuentran descansando, no podemos por ello obligarles a permanecer siempre así, puesto que a la larga resultará inevitable que sus extremidades terminen sufriendo problemas. Tumbados o echados, los órganos internos descansan mejor, desarrollándose adecuadamente. Tenga en cuenta que el sueño es mucho mejor para reponer fuerzas que el simple reposo, devolviendo al caballo el vigor y agilidad necesarios, los órganos se recuperan del cansancio y la digestión y transpiración se normalizan.
Las consecuencias de la falta de descanso adecuado pueden ser muchas y de muy diferente calibre; algunas de las más habituales son:
• Hinchazón de manos y/o patas.
• Fatiga constante (por la falta de recuperación tras el esfuerzo).
• Lesiones en los codos, en los corvejones y en general en cualquier articulación.
• Pérdida del estado físico.
• Pérdida general de salud.

Muchos no dan la importancia que se merece al tema de la cama considerando que, mientras se encuentra en libertad, el caballo no cuenta con una cama perfectamente preparada ¿por qué entonces va a necesitarla el caballo estabulado? Evidentemente es cierto , pero, si analizamos de forma detalla el comportamiento del caballo que vive libre, podremos observar que buscará siempre la posición más cómoda para acostarse, no se echará en el mismo sitio donde orina o defeca; y en caso de que decida no echarse (algo a lo que puede verse obligado en caso de que perciba la presencia de algún peligro), pasará la noche entera caminando de un lado para otro, con lo que evita cargar de manera constante el peso sobre sus patas inmóviles (algo que no le resulta posible en el box); todo ello sin mencionar el hecho de que la tierra resulta mucho más blanda que el piso de cemento sobre el que se asientan muchas caballerizas.
Por otra parte solo echado el caballo, puede alcanzar la fase REM del sueño y para ello debe encontrarse estirado en el suelo. La fase REM del sueño es necesaria para la vida y su privación causa importantes alteraciones en el animal, que puede llegar a morir. El caballo no puede entrar en sueño REM si no posee una cama suficientemente cómoda para echarse y eso lo logramos con las camas Emepac. Pero además del necesario descanso, una cama cómoda es obligatoria por razones higiénicas. Efectivamente, el caballo debe pasar largas horas en el box y necesita tener bajo sus patas un material que absorba la humedad del estiércol y deje fluir la orina; en caso contrario las infecciones estarán a la orden del día. Composición de una cama
La cama perfecta es aquella que protege al caballo de su propia humedad. La composición suelta y aireada de la cama de cascarilla de arroz, permite un rápido ventilado y secado de la superficie; ya que los líquidos bajan a capas inferiores, permitiendo que la superficie quede totalmente seca; debiendo el caballerizo retirar eventualmente la humedad de las capas inferiores. Por eso Emepac es la cama ideal.

Hacer la cama

Lo primero que debemos tener en cuenta es que si una cama no reúne las características necesarias, el caballo no se encontrará a gusto y optará por no acostarse, preferirá descansar de pie todo el tiempo, con las nefastas consecuencias de las que ya hemos hablado.
Es totalmente necesario que la cama sea blanda, puesto que el caballo precisa realizar bruscos y torpes movimientos a la hora de acostarse y de levantarse: si el suelo es duro aumentaremos el riesgo de provocarse abrasiones en las rodillas y corvejones.
Por tanto, los requisitos de una buena cama serían: blanda, suave, limpia, seca, elástica y absorbente.
Hablaremos a continuación sobre la forma más correcta para preparar una cama de cascarilla de arroz, la más recomendada y difundida en nuestros días: Consideraremos una cama a instalar en un box tipo de 4 x 4 m, para el cual ser requerirán unos 140 kg de cascarilla de arroz (el equivalente a 6.5 balas de Emepac), que nos servirán para cubrir toda la superficie aproximada con una altura de 30 cm aproximadamente.
Tenga en cuenta que antes de hacer la cama, es recomendable desinfectar el box, sea el piso de tierra o de cemento. Si el piso es de tierra recomendamos espolvorear cal y dejar airear durante unos 30 minutos; y si el piso es de cemento recomendamos rociar agua con creolina y dejar secar antes de colocar la cama.
Una vez desinfectado el box o establo, coloque las balas Emepac en el centro del box y proceda a esparcirlas todas en el centro, luego eche un poco cantidad hacia las paredes del box, dejando la mayor cantidad en el centro, ya que el propio animal al moverse se encargará de regarlas uniformemente en el establo.
Podrá observar como el caballo nada más entrar en un box con la cama recién hecha, el caballo se echará; esto sucede porque el crujido de la cascarilla fresca constituye un impulso al que el caballo no puede resistirse.

Emepac, C.A.

Todos los derechos reservados

Hosting by JOTAShost.com